El beso entre Horacio Pagani y Diego Díaz en vivo

El conductor manifestó su descontento por las críticas recibidas por el experimentado periodista y decidió hacer las paces con un cariñoso acto.

Es moneda corriente en algunos programas de la televisión argentina que los debates sobre fútbol puedan volverse tensos y elevar la temperatura de sus protagonistas. Lo que pocas veces se ve es lo que ocurrió entre Diego Díaz y Horacio Pagani en vivo, cuando el conductor decidió evitar la confrontación con su compañero y en su lugar decidió hacer las paces con un cariñoso gesto.

Sobre el comienzo del programa Superfútbol, de TyC Sports, el ex delantero abrió la polémica con una pregunta acerca de qué equipo tiene más presión en el desenlace de la Superliga, Boca o River. Fue allí que el experimentado periodista tomó la palabra y desestimó la propuesta del conductor. “Yo (tengo más presión), pero la tengo controlada. Es una sanata. Todos los equipos juegan a ganar los partidos, en todas las circunstancias. Esto es un tachín tachín periodístico”, lanzó Pucho.

“¿Hoy me estás tomando de punto, no? A ver, Horacio, nosotros cuando nos metemos en este tipo de charlas metemos un componente pasional para hablar de lo que tiene que ver con los dos clubes más importante de la Argentina que está peleando el campeonato. ¿Viniste guionado para cargarme?”, respondió Díaz ante el reto del panelista. “¿Sabés lo que te quiero yo a vos?”, alcanzó a decir Pagani para calmar un poco el ambiente.

Fue ahí cuando el conductor cambió el tono y manifestó: “Yo te amo y te voy a dar un beso en la boca”. Inmediatamente se acercó a Pucho, lo tomó de la cara y le dio un cariñoso beso ante la mirada del resto de los presentes en el piso que observaron asombrados y celebraron con risas lo que ocurrió.

“Estoy acostumbrado a los chupones”, replicó Pagani, que fue consultado por cómo sintió el acto de su compañero y añadió: “A mi me gusta besar hombres. Las bocas son todas iguales, son unisex. Besé a Daddy Brieva, al Negro Rivero, todos lindos muchachos”.

Acostumbrados a las reacciones agresivas del cronista de 76 años, esta situación tomó por sorpresa a quienes compartes el ciclo televisivo habitualmente con él. “Ves que esto es más entretenido que hablar de fútbol”, concluyó.