A Bilardo le apagaron el televisor para que no se entere de la muerte de Maradona

Lo contó Jorge, hermano del entrenador con el que el Diez fue campeón del mundo en México. “Para Carlos, Diego era el hijo varón que nunca tuvo”, expresó

La conmoción mundial continúa: murió Diego Armando Maradona y las voces cercanas al Diez empezaron a escucharse: una de ellas fue la de Jorge Bilardo, hermano del histórico Carlos Bilardo, entrenador campeón con Diego en México 1986.

El Doctor no atraviesa un buen momento de salud, tras haber sido operado del síndrome de Hakim-Adams, una enfermedad neurodegenerativa. Desde hace algunas semanas, el mítico entrenador está instalado en un departamento en el barrio de Flores, enfrente de la casa que compartió con su señora, Gloria, y a una cuadra de su hija, Daniela.

Por eso, la familia tomó una drástica decisión tras conocerse la triste noticia. “Ya le apagaron la televisión, le dijeron que se cortó el cable, hasta la noche o mañana, no sé qué se le dirá. Para Carlos, Diego era el hijo varón que no tuvo. Sacó la cara por él en muchísimos momentos y lo llevó a todos lados donde él trabajó”, contó su hermano Jorge en declaraciones a Radio Provincia.

Días atrás, el propio Jorge le había contado a Clarín cómo eran los días de Carlos en el departamento en el que vive. “Ve todos los partidos que te puedas imaginar. Eso sí, no dice nada. Vos le podés marcar: ‘Uh, mirá lo que hizo éste, es un desastre’. Y él no te va a responder nada”, cuenta el hermano, que vive a 15 cuadras.

La familia está tan pendiente de la salud del ex entrenador que tratan de no contaminarlo con malas noticias. Bilardo no se enteró de las muertes del Tata Brown y Oscar Malbernat. Y estuvieron cerca del control remoto para evitar que conociera detalles de la salud de Maradona.

“No hace falta que se ponga mal, por eso lo aislamos de este tipo de situaciones. Cuando estamos cambiando de canal, tenemos mucho cuidado”, apuntó Jorge.

Bilardo y Maradona tuvieron una relación que comenzaron a construir en el camino hacia el Mundial de México, que los consagraría a ambos, y que tuvo encuentros y desencuentros a lo largo de toda la vida.