Así de cerca quedaron Júpiter y Saturno durante la Gran Conjunción

El acercamiento aparente entre los dos planetas ya había comenzado hace varios meses, antes de alcanzar una distancia mínima este lunes, dando casi la impresión de que los dos astros en el cielo se convertían en uno.

Los dos planetas más grandes del sistema solar, Júpiter y Saturno, se acercaron el máximo posible durante la Gran Conjunción, como lo llaman los astrónomos, o la Estrella de Navidad, que no volverá a producirse en las mismas condiciones hasta el año 2080.

A las 18:22 GMT (15:22 en Argentina) los dos gigantes gaseosos aparecieron en el mismo campo de visión de un instrumento de observación, dando la impresión de rozarse, cuando en realidad se situaban a más de 730 millones de kilómetros entre sí.

Las mejores condiciones para observar este espectáculo se ubicaban en las zonas cercanas el ecuador. En India, cientos de amantes de la astronomía se reunieron en el Museo Industrial y Tecnológico Birla de Calculta, donde pudieron admirar el baile cósmico a través de un telescopio.

 

Esta cita inusual coincidió de manera fortuita con el día del solsticio de invierno para el hemisferio norte, y el verano para el sur.

El acercamiento aparente entre los dos planetas ya había comenzado hace varios meses, antes de alcanzar una distancia mínima este lunes, dando casi la impresión de que los dos astros en el cielo se convertían en uno solo.

La Gran Conjunción corresponde “al tiempo que necesitan los dos planetas para encontrar posiciones relativas similares respecto a la Tierra”, explicó Florent Deleflie, del Observatorio de París, a la AFP antes del acontecimiento.

Júpiter, el más grande, tarda 12 años en dar la vuelta al Sol y Saturno, 29. Y cada dos décadas aproximadamente, los dos planetas parece que se acercan cuando observamos la esfera celeste desde la Tierra.

A simple vista, el acercamiento da la impresión de que hay un planeta doble, pues “Júpiter y Saturno son dos astros muy luminosos”, detalló Deleflie.

La última Gran Conjunción ocurrió en 2000, pero para encontrar una distancia tan pequeña como la este lunes hay que remontarse a 1623. Y para que vuelva a darse una conjunción tan próxima, habrá que esperar hasta el 15 de marzo de 2080, explicaron los astrónomos.

La agencia espacial de Estados Unidos (NASA) señaló en su página web que lo que vuelve especial a este fenómeno es que “han pasado casi 400 años desde que los planetas pasaron tan cerca uno del otro en el cielo, y casi 800 años desde que la alineación de Saturno y Júpiter ocurrió por la noche, como ocurrirá en 2020, permitiendo que casi todo el mundo en todo el planeta sea testigo de esta Gran Conjunción”.

“Puedes imaginar el sistema solar como una pista de carreras, con cada uno de los planetas como un corredor en su propio carril y la Tierra hacia el centro del estadio”, dijo Henry Throop, astrónomo de la División de Ciencias Planetarias en la Sede de la NASA en Washington.

Además, agregó que “desde nuestro punto de vista, podremos ver a Júpiter en el carril interior, acercándose a Saturno durante todo el mes y finalmente adelantándolo el 21 de diciembre.”

A Saturno le demanda 29 años dar la vuelta al Sol, mientras que Júpiter, el más grande de los dos, tarda 12. Así, la Gran Conjunción corresponde “al tiempo que necesitan los dos planetas para encontrar posiciones relativas similares respecto a la Tierra”, señaló Florent Deleflie, del Observatorio de París.

El fenómeno fue descubierto en 1623, gracias a las investigaciones del astrónomo italiano Galileo Galilei quien trece años antes había descubierto las cuatro lunas de Júpiter: Io, Europa, Ganímedes y Calisto, y un óvalo que rodeaba Saturno que luego se determinó eran sus anillos.