Boca le dio una paliza histórica a Vélez con un show de goles

A pura contundencia, el Xeneize derrotó al Fortín por 7-1 en Liniers en la previa del choque del domingo ante el Millonario en La Bombonera.

Boca Juniors vivió en Liniers una noche ideal para aventar todos los fantasmas que lo sobrevolaron después de la tibia victoria sobre el humilde Claypole en la Copa Argentina al golear en Liniers a Vélez Sarsfield, hasta esta cuarta fecha único puntero de la Zona 2 de la Copa de la Liga Profesional, por 7 a 1, con regreso y gol de Carlos Tevez.

El hoy barbado Tevez volvió después del duelo por el fallecimiento de su padre Segundo y colaboró con el quinto tanto en la cuenta goleadora de un Boca que tuvo además anotándose en la red a los colombianos Edwin Cardona, Jorman Campuzano y Sebastián Villa en dos ocasiones, más el postergado Gonzalo Maroni también con doblete, que se ganó paradójicamente la titularidad en ese cotejo con Claypole.

Después de ese partido que Miguel Ángel Russo dispuso jugar con un equipo alternativo y lo empezó perdiendo en cancha de Lanús ante el campeón de Primera D, todas las críticas cayeron como baldazos sobre los jugadores, el cuerpo técnico y el Consejo de Fútbol encabezado por Juan Román Riquelme.

Claro que esta era una marea que venía con mar del fondo, con cláusula de arrastre, porque de atrás hacia delante el más castigado era el colombiano Frank Fabra, sobre todo después de la eliminación en Libertadores a manos de Santos.

Así Boca, con ocho unidades, se metió entre los cuatro primeros equipos que se están clasificando para la próxima fase de la Copa de la Liga Profesional con ocho unidades en la Zona 2, mientras que Independiente y Lanús ahora acompañan más arriba a Vélez, que en la próxima jornada debe visitar a Talleres, en Córdoba.

Lo único que se reiteró y se ratificó fue una prematura falta para expulsión del improvisado lateral derecho Nicolás Capaldo a Emiliano Amor promediando el primer tiempo tal como había sucedido ante Claypole, pero que de haber recibido la roja podría haber cambiado el rumbo del partido. Y lo que quedó ratificado también es que con la presencia de Tevez, este equipo de Boca es otra cosa.