Érica Rivas aseguró que la “echaron” de Casados con hijos por ser feminista

La actriz que encarno a María Elena en la comedia dijo que Guillermo Francella la llamó “feminazi” por defender los derechos de las mujeres.

Erica Rivas quedó afuera de la versión teatral de “Casados con hijos” y los fanáticos del programa que protagonizaron Guillermo Francella y Forencia Peña quedaron desconcertados. María Elena, el personaje que encarnaba la actriz en la exitosa comedia televisiva, era uno de los más graciosos y sorprendió que no estuviera en la puesta.

Pasado el primer momento, cuando la controversia explotó en a la prensa de chimentos y todos pedían explicaciones, finalmente Rivas rompió el silencio y aseguró que la echaron de la obra por “feminisrta”. La decisión se tomó después de que la intérprete enviara un mail en el que cuestionaba el humor del libreto y aseguraba que sus chistes atrasaban

“Me echaron por ser feminista, que para ellos era ser hinchapelotas. De hecho me decían: ‘No seas pan amargo’. Porque era la hinchapelotas que les marcaba cosas”, aseguró Rivas a Página/12, y contó: “Me sacaron de las fotos de promoción, de la marquesina del teatro que ya estaba lista. Lo hicieron por WhatsApp, a la vez que hacían público un mail privado”.

“Yo pedía que buscáramos opiniones, una asesoría. Ese mail lo mandé después de que me llegaran unos mini guiones para hacer avances por radio y la verdad es que no entiendo cómo a esta altura de la historia vamos a seguir riéndonos de los bigotes de una mujer”, explicó la intérprete quien ganó el Martin Fierro precisamente por “Casados con hijos”.

“Eran todos hombres: los productores, los guionistas, la dirección… Entonces, ¿cómo no buscar otra mirada? ¿No podían poner a una mina? No, no. Yo me sentía como en esas reuniones donde decís: ‘Che, a ver si un día lavan los platos ustedes’. Y te dicen: ‘¡Uhhh, qué hinchapelotas!’”, relató Rivas, sin ocultar el fastidio que le causó la situación.

“Así me sentía. Porque, chicos, estaba diciendo una boludez, algo lógico, que se cae de maduro; no estaba rompiendo todo. Tal vez hubiera tenido que hacerlo, añadió la actriz, Y añadió: “Me comí que el director (Francella) me dijera feminazi, que estaba demasiado alterada. Y mi transpiración llegaba desde el cuello a los pies “”.

“Yo no me fui. A veces me felicitan por haberme ido. Y no, no me fui. ¡Me echaron! Intenté hasta último momento y me dijeron que no”, concluyó la actriz, quien lamentó haber perdido el trabajo y aún más no haber podido lograr que se diera un debate responsable sobre las cuestiones que abordaba la comedia y haber podido aggiornarlos a los nuevos tiempos.