domingo, junio 23, 2024
Interés General

Video: qué hacen los gatos cuando no los ves

Un equipo de investigadores le colocó cámaras a 16 felinos para analizar el modo en que interactúan con el mundo. Mirá los resultados. 

Aunque el procedimiento de colocarle cámaras a ciertos animales para ver cómo interactúan con el mundo no es infrecuente, los gatos permanecían, hasta ahora, poco investigados. De ahí la novedad que representa el nuevo estudio publicado en Applied Animal Behaviour Science y liderado por Maren Huck, de la Universidad de Derby (Gran Bretaña). 

En una entrevista con Science, la investigadora contó que lo que motivó su trabajo fue una experiencia de su vida personal: su gata, Treacle, le llevó a su casa un pájaro y quiso saber si lo había cazado por ella misma. Para ello, compró una pequeña cámara que se enganchaba al collar y empezó a grabar los recorridos diurnos y nocturnos de su mascota durante seis meses. 

Si bien el objetivo era, más bien, testear el funcionamiento de la tecnología, hizo algunos descubrimientos sorprendentes. En primer lugar, Huck vio que Treacle emitía menos sonidos afuera que adentro de la casa, y que la frecuencia de esos sonidos era diferente.  En los primeros seis meses, además, sólo cazó un ratoncito.

¿Era comparable su comportamiento con el del resto de los gatos? ¿Tienen una vida secreta? “Empecé a preguntarme si podría hacer esto de manera más científica, y seguir a un mayor número de gatos para tener una mejor idea de su comportamiento cuando nadie los mira”, dice.

La investigadora y su equipo, entonces, le colocaron pequeñas cámaras a 16 gatos y los siguieron durante cuatro años. 

Los resultados

Si bien ya se habían hecho algunos estudios relativamente similares con gatos, se concentraban casi exclusivamente en ver cuánto y cómo cruzaban las calles y cuánto y cómo cazaban. Pero el objetivo de Huck, esta vez, fue seguir una lista amplia de comportamientos de los animales en aquellos momentos en que no hay un humano observándolos.

Esto se debe a que, cuando están solos, son diferentes. “Cuando yo estaba en el jardín con Treacle, ella pasaba la mayor parte del tiempo durmiendo y ronroneando (probablemente porque se sentía protegida por mí). Pero cuando yo no estaba por allí, se dedicaba a cazar y a interactuar con otros gatos“, aclara la investigadora.  

Según ella, el mito de que los gatos son vagos, que se refuerza especialmente cuando se los compara con los perros domésticos, requiere algunas precisiones. Es posible que, dentro de los hogares, lo sean, pero en el exterior, razonablemente, se vuelven super-alertas: vigilan los alrededores atentamente por más de media hora y, aunque son muy territoriales, no necesariamente inician luchas con todos los gatos con que se cruzan. Es frecuente, de hecho, que se sienten a metros unos de otros por hasta media hora e incluso que se involucren en contactos amistosos como tocarse las narices. 

En las casas, ocupan una buena parte del tiempo siguiendo a los humanosy tratan de permanecer en el mismo cuarto. “Muchos de mis estudiantes se sorprendieron de lo unidos que están los gatos a las personas”, dice Huck. 

La importancia de este trabajo preliminar es que valida una tecnología que puede ser de gran relevancia para el estudio del comportamiento animal. El paper concluye, de hecho, con la afirmación de que el seguimiento por video de diferentes animales puede ayudar a investigar comportamientos específicos como la caza o el uso del espacio desde el punto de vista del animal y en su ambiente natural, sin restricciones de movimiento. De este modo,  podría contribuir a diseñar mejores estrategias de conservación y bienestar animal.

Comments are closed.