domingo, mayo 19, 2024
Locales

#8M en Santa Fe: “Nuestro poder está en nuestra autonomía”

Más de 4000 de mujeres marcharon por las calles de la ciudad en el marco del Paro Internacional de Mujeres. Hubo fuertes críticas a las políticas de ajuste y los reclamos históricos: aborto legal, educación sexual e igualdad salarial, entre otros.

Este viernes se realizó la marcha por el Día Internacional de la Mujer Trabajadora en Santa Fe. La convocatoria, realizada por la Mesa Ni Una Menos, partió por la tarde desde la Plaza del Soldado y avanzó hasta la Plaza 25 de Mayo, donde se realizaron distintas actividades culturales y políticas.

La columna de activistas marchó por calle Salta hasta Urquiza, para seguir hasta la avenida General López y detenerse unos momentos frente a la Legislatura antes de llegar al punto final donde esperaba un escenario. Frente al recinto que guarda las Cámaras de diputados y senadores se exigió en movilización la implementación de la ley nacional de Educación Sexual Integral al territorio provincial, y el tratamiento de los proyectos de ley de paridad y cupo laboral trans.

Leer Más: 45 femicidios en lo que va de 2019 en Argentina

Leer Más: Unificarán estadísticas sobre femicidios en Argentina

Multitud

La Plaza 25 de Mayo se colmó en su totalidad de pañuelos verdes, violetas y naranjas entre agrupaciones musicales y banderas cargadas de consignas en contra de violencias machistas. La mayor concentración se dio de cara a la Casa del Gobierno Provincial, en medio de la plaza. También se cantó frente a la Catedral: “Si el Papa fuera mujer, el aborto sería ley” y “Basta de patriarcado, y que nos digan lo que hay que hacer. Aborto libre y gratuito para que decida la mujer”.


Uno de los momentos más emotivos fue cuando Bernarda Massolo subió al escenario para leer un poema. La joven, que fue prendida fuego por su expareja en Brasil a finales de noviembre, celebró la lucha del colectivo feminista por la reivindicación de los derechos de las mujeres.

La lectura del documento elaborado por la Mesa Ni Una Menos se hizo en los últimos minutos de la tarde: “Nuestro poder está en nuestra autonomía, nadie nos dirá como pensar ni cómo actuar. Juntas vamos a lograr cambiar las prioridades políticas, la justicia, la forma de producir, de relacionarnos, de desear, de vivir”, comenzaron.

Los principales reclamos tuvieron que ver con el pedido por el aborto legal, seguro y gratuito, la separación Iglesia y Estado, la aplicación efectiva de la Interrupción Legal del Embarazo y la sanción de las leyes de Educación Sexual Integral, Cupo laboral trans y Paridad.

Sobre la coyuntura económica apuntaron: “Las mujeres, lesbianas, travestis y trans llevamos las marcas de las políticas de saqueo en nuestros cuerpos, tiempos y derechos. Somos las primeras en ser despedidas, las más precarizadas entre los precarizados, y las que debemos hacernos cargo gratuitamente de infinitas tareas de cuidado en nuestras casas y en nuestras comunidades“.

Y en relación a la creciente ola de femicidiosdescribieron: “Paramos por las que ya no están. Por las victimas de femicidios, travesticidios y transfemicidios. Por las muertas por aborto clandestino. Por las pibas desaparecidas por las redes de prostitución que nunca volvieron y nadie busca. Por las asesinadas en defensa de los territorios. Si nuestro trabajo no vale, produzcan sin nosotras. Si cada una de nuestras vidas vale $11, los hacemos responsables de cada violación, de cada muerte, de cada abuso, de cada piba desaparecida. Ahora que sí nos ven, aquí estamos de pie, contra todas las violencias machistas, la brecha salarial y por el reparto de los cuidados”.

Al mismo tiempo, se expresó la necesidad de reglamentar “la ordenanza de emergencia social y alimentaria y de la declaración de la misma a nivel provincial; fiscalías especializadas en femicidios, lesbofemicidios, travesticidios y transfemicidios; protocolos para atención de víctimas de violencia a víctimas de violencia a mujeres, travestis y trans con discapacidad; efectiva aplicación de la Ley 26.485 de Protección integral para prevenir, sancionar y erradicar la violencia hacia las mujeres y de la provincial Nro. 13.348; adhesión de la provincia a la ley Micaela; desmantelamiento de las redes de trata y prostitución, y restitución de los derechos a las víctimas; justicia para las compañeras asesinadas y basta de impunidad a violadores, acosadores, femicidas, travesticidas, violentos, tratantes y proxenetas; justicia para Natalia Acosta a 10 años de su desaparición; derogación de todas las leyes represivas; y abajo las políticas de ajuste”.

8M
La Plaza de Mayo estuvo colmada de mujeres

Por último, se apuntó a instituciones religiosas: “Somos las que denunciamos la injerencia de las Iglesias en el Estado que fue decisivo para que el aborto seguro legal y gratuito no fuera un derecho consagrado por ley, para que la ley nacional de Educación Sexual Integral no se implemente en todas las jurisdicciones, y que en Santa Fe el proyecto se encuentre trabado en el senado provincial, que conspiran con la anuencia de gobiernos e instituciones para impedirnos el real ejercicio de nuestros derechos sexuales, reproductivos y no reproductivos. Son todos responsables, junto a ministerios y profesionales objetores de conciencia, de la tortura de niñas a las que obligan a parir en flagrante violación de todos sus derechos y garantías”.