La provincia construirá un jardín de infantes pospandemia en barrio Favaloro

La obra prevé un presupuesto mayor a los 100 millones de pesos y se licita en el marco del plan de infraestructura escolar pospandemia.

El Ministerio de Infraestructura, Servicios Públicos y Hábitat de la provincia, a través de la Secretaría de Arquitectura y Obras Públicas, licitará el martes la construcción del primer jardín pospandemia en barrio Favalo, al norte de la ciudad de Santa Fe, proyectado y financiado por el gobierno provincial.

La obra cuenta con un presupuesto oficial de $109.511.716,48 y un plazo de ejecución de 210 días. El acto licitatorio comenzará a las 9 y se llevará a cabo en la Capilla Madre Teresa de Calcuta, sita en calle Madre Teresa 3900, en la capital provincial.

Al respecto, la ministra Silvina Frana destacó la voluntad del gobierno en relación al fortalecimiento de la infraestructura educativa: “La educación es una de las principales prioridades de esta gestión y esta pandemia nos motivó a repensar los espacios educativos del futuro en el presente, acompañando las nuevas metodologías pedagógicas y las nuevas condiciones edilicias, y esto lo desarrollamos, por decisión del gobernador Omar Perotti, para transformar una realidad que nos desafía y nos interpela, innovando y siendo creativos a la hora de dotar de infraestructura educativa a los santafesinos”.

Luego agregó: “Aquí hubo una enorme labor de la arquitecta Leticia Battaglia, secretaria de Arquitectura y Obras Públicas de la provincia, que supo interpretar el pedido del gobernador y las necesidades actuales, encarando un arduo trabajo interministerial con Educación y Salud. Por eso, con estas nuevas construcciones, estamos garantizando la iluminación natural, la ventilación natural cruzada y un sistema de ventilación forzada que asegura las condiciones de ventilación requeridas de acuerdo a la ocupación de los espacios”, dijo Frana.

JARDINES POSTPANDEMIA

Las nuevas construcciones tendrán cuatro principios básicos: uso extensivo e intensivo del edificio, flexibilidad funcional, ambientes saludables y construcción eficiente. Contarán con cuatro aulas interconectadas con baños privados, pensadas para salas de 3, 4 y 5 años y unas 80 niñas y niños por turno. Y todos los espacios de aprendizaje se caracterizarán por la flexibilidad, dado que podrán integrarse o segregarse según las necesidades.

Además se incluyen paneles solares fotovoltaicos, agua caliente por calefones solares, recuperación de agua de lluvia para uso sanitario, y sistema constructivo en seco.