Una prueba perdida puede poner en crisis el juicio al maestro de música

Las acusaciones cruzadas entre la fiscalía y la defensa terminaron generando un escándalo en los tribunales santafesinos. “Acá pasó algo grave”, señaló el abogado Néstor Oroño, y “las respuestas las tiene que dar el MPA”.

Por Ornella Pazzi para El Litoral

Este viernes se vivió una mañana atípica en los tribunales santafesinos, cuando la audiencia del juicio por abuso sexual infantil en el jardín San Roque terminó en escándalo. Desapareció una prueba y un planteo de la fiscalía hizo estallar a la defensa del maestro de música Darío Céspedes.

La existencia de un disco externo que contendría las grabaciones de las cámaras de seguridad de la institución educativa, las cuales pertenecerían al período de tiempo en el que se habría cometido el último de los abusos denunciados, surgió durante la declaración de la exdirectora del jardín. La mujer, investigada por “encubrimiento” en una causa conexa, aseguró que había entregado el dispositivo al Ministerio Público de la Acusación (MPA) en agosto de 2019.

Tras la declaración, los abogados Sebastián Oroño e Ignacio Alfonso Garrone señalaron que acababan de enterarse de la existencia de dicho elemento y solicitaron que se lo incorporara al debate como “prueba nueva”. Los jueces Gustavo Urdiales, Rosana Carrara y Pablo Ruiz Staiger resolvieron favorablemente, y oficiaron al MPA para que entregara el disco.

El juicio se reanudó este viernes a primera hora. Los fiscales Alejandra Del Río Ayala y Matías Broggi anunciaron que a pesar de la “exhaustiva” búsqueda desplegada en todos los edificios del MPA, el disco “no se ha encontrado”. Además, hicieron un planteo de invalidez que desató un verdadero escándalo.

Conocimiento claro y concreto

Broggi explicó que además de disponer la búsqueda del disco, el Fiscal Regional Carlos Arietti inició una investigación interna con el fin de averiguar qué había pasado. Fue en ese marco que una empleada del MPA dijo haber recibido el dispositivo de manos del Dr. Néstor Oroño, durante una reunión que el abogado mantuvo con la primera fiscal que intervino en el caso, en agosto de 2019.

La mujer dijo “que recuerda patente la situación que da inicio a la cadena de custodia”, ya que ella misma la comenzó. Basándose en esta información, Broggi señaló que la existencia del disco no era desconocida por la defensa y planteó la invalidez de la decisión del tribunal de incorporar dicho elemento al debate como “prueba nueva”.

“Tenemos una declaración que referencia, en el marco de la investigación de la Fiscalía Regional, a un conocimiento claro y concreto por parte de uno de los defensores de la existencia de este disco. Motivo por el cual, si tenían interés en la producción de esta prueba correspondía que lo pidan en la audiencia preliminar, lo cual no sucedió”, argumentó el funcionario.

“Fiscal mentiroso”

Antes de que el tribunal le diera la palabra a la querellante Carolina Walker Torres, el abogado Néstor Oroño solicitó la palabra: “Señor juez, yo asumí el 20 de febrero de 2020. Por favor, no podemos permitir semejante mentira. No voy a permitir que este señor, aunque sea fiscal, me ensucie. Esto no tiene sentido”, exigió.

“Yo tengo un nombre, tengo prestigio y tengo un solo testigo acerca de mi trayectoria, que es todo el Poder Judicial de la Provincia de Santa Fe. No voy a permitir que se ponga en duda mi buen nombre, mi honor”, agregó el reconocido letrado, que ejerce hace 35 años. “Voy a pedir que ya, inmediatamente, se gire a la auditora copia de esta acta para que inicie la investigación contra este fiscal mentiroso”.

En ese momento, el codefensor Alfonso Garrone indicó al tribunal que “en toda la cadena de custodia que tiene la fiscalía no figura el Dr. Oroño, eso es lo más grave”.

“Esto es grave”

Se realizó un receso de 15 minutos y, al reanudar la audiencia, la defensa respondió al planteo fiscal. “No se puede venir a decir cualquier cosa a una audiencia”, manifestó Alfonso Garrone, que criticó que se haya “armado un circo sin una constancia objetiva”. Señaló que en el legajo fiscal está el escrito firmado por la exdirectora del jardín, en el que se indica que ella hizo entrega del disco a la fiscalía el 9 de agosto de 2019 y volvió a decir que Oroño no aparece mencionado en la cadena de custodia.

El abogado pidió que no se perdiera el foco de la cuestión, porque “el disco no está”. “Hasta ahora nosotros, como defensores, no sabemos qué pasó con este disco. Hay un sobre abierto. No sabemos si lo robaron, lo perdieron, lo escondieron o qué pasó. Ya no sé qué pensar”, admitió.

Además, cuestionó “¿cuál es el rol institucional en este momento?”. “Nadie puede salir indemne después de lo de hoy. Esto es grave. Es una situación de violencia institucional, de un órgano que tiene la obligación de responder por las víctimas y la obligación de restablecer la paz social, contra dos profesionales particulares”, advirtió.

Finalmente, y tras un cuarto intermedio, el tribunal resolvió no hacer lugar al planteo de la fiscalía. Llamaron a las partes a “mantener el decoro y la buena fe” y, ante la faltante del disco externo, dieron por concluido el período probatorio. La Oficina de Gestión Judicial deberá agendar los alegatos de clausura del juicio para los próximos días.