Córdoba: Schiaretti arrasó y fue reelecto gobernador

El actual gobernador de Córdoba, Juan Schiaretti, obtuvo un amplio margen por el frente Hacemos por Córdoba, lo que le permite alcanzar la tercera reeleción no consecutiva.

Juan Schiaretti se mostraba confiado.

El gobernador de Córdoba, Juan Schiaretti, arrasó en las elecciones provinciales y consiguió su reelección en el cargo, superando con holgura a los candidatos radicales Mario Negri, que terminó segundo, y Ramón Mestre, completando el podio.

Los sondeos anticipaban una elección que los justicialistas denominan como histórica. Antes de las 21 comenzaron los saludos de distintos cuadros políticos. Al mismo tiempo reconocieron la derrota Mario Negri y Ramón Mestre. En tanto, Rogelio Frigerio fue el encargado en transmitir las felicitaciones del Gobierno.

La jornada se desarrolló con tranquilidad y habría votado casi el 70% del padrón para la elección de gobernador, intendente y legisladores tanto en la capital provincial como en otros municipios. Los principales candidatos emitieron su voto antes del mediodía y buscaron minimizaron el impacto en el escenario nacional.

Histórico

Fue una victoria histórica, la de mayor margen desde el retorno de la democracia. La magnitud del triunfo fue tal que terminó derramándose sobre la estratégica ciudad de Córdoba -la segunda del país , que le arrebató al radicalismo de la mano de Martín Llaryora- y sobre la unicameral Legislatura, al asegurarse los dos tercios desde diciembre.

En dupla con el joven funcionario Manuel Calvo, Schiaretti –escrutadas el 98,45% de las mesas– orillaba el 53,98%, que supera el 51,8% obtenido en 2003 por José M. de la Sota. Y revertía el amplio revés del peronismo ante Cambiemos en las parlamentarias nacionales de 2017, por 18 puntos.

Schiaretti exultante

La paliza electoral en los hechos blinda a Schiaretti (Hacemos por Córdoba) como el gran elector y arquitecto -en la hipótesis de mínima- para el armado del PJ no kirchnerista de cara a la batalla presidencial de octubre, hoy aun riesgosamente desdibujado y además incómodo por la figura de Cristina de Kirchner, sobre el filo de la presentación de alianzas del 12 de junio, y de candidatos del 22.

Desde la Casa Rosada leyeron que la división de Cambiemos “diluyó cualquier potencialidad de cambio de gobierno provincial”. “Ramón y Mario son buenos referentes provinciales y seguiremos trabajando para que haya un cambio como lo quieren los cordobeses a nivel nacional”, remarcaron.