“Cristina está impactada, conmocionada”, aseguró Oscar Parrilli

El senador nacional, uno de los dirigentes más cercanos a la vicepresidenta, afirmó que “fue Dios el que evitó” un desenlace fatal a raíz del ataque que ayer sufrió la Vicepresidenta.

A pocas horas del intento de asesinato que sufrió en la puerta de su casa ayer, minutos después de las 21 de ayer, Cristina Kirchner está “impactada y conmocionada”. Así lo afirmó el senador Oscar Parrilli, uno de los dirigentes más cercanos a la vicepresidenta, en declaraciones radiales.

En esta línea, calificó de “algo muy grave y conmocionante” la agresión y que “fue Dios el que evitó” un desenlace fatal. “Ayer, Máximo (Kirchner) decía que están buscando algún muerto, nunca imaginamos que podría ser de este nivel, un intento de magnicidio”, agregó en radio Nacional Rock.

“Tiene que haber un replanteo de toda la manera en la que ella se contactaba con la gente, a ella le hacía muy feliz. Esto pone un interrogante de cómo tiene que seguir. Tiene que haber cambios, desde ya va a tener que traer consecuencias para el futuro y un cambio en muchas de las conductas y maneras en las cuales ella se movía”, planteó Parrilli.

En relación a la investigación al ataque, la jueza federal María Eugenia Capuchetti estuvo esta mañana en Juncal y Uruguay, la esquina del barrio de Recoleta donde anoche intentaron asesinar a Cristina Kirchner. Estuvo acompañada por los fiscales Carlos Rívolo y Eduardo Taiano. Los tres funcionarios judiciales están a cargo del expediente que se abrió para investigar los hechos.

Capuchetti llegó a las 7:20, habló con los integrantes de la Policía Federal que trabajan en la zona desde anoche, y se retiró. No subió al departamento de Cristina Kirchner ni tuvo contacto con la Vicepresidenta. A las 7:45 ya había regresado junto a los fiscales a Comodoro Py para continuar trabajando en el caso, informaron fuentes judiciales.

Durante la madrugada, funcionarios judiciales les tomaron declaración a los testigos del atentado. El hombre que intentó matar a CFK, identificado como Fernando Andrés Sabag Montiel, brasileño, de 35 años, se encuentra detenido en la sede policial de Cavia 3350 en el barrio porteño de Palermo, a la espera de ser trasladado para ser indagado por Capuchetti. Ese acto procesal podría suceder durante esta mañana.