viernes, junio 21, 2024
Nacionales

Diputados reformó la ley electoral y las empresas podrán volver a aportar a las campañas políticas

Se aprobó por 148 a 69. El oficialismo consiguió la mayoría especial que se requería (129 votos), con la ayuda del PJ federal y del massismo. Carrió votó en contra del artículo que habilita aportes privados.

En sesión especial, y con ayuda de los bloques de la oposición “dialoguista”, Cambiemos logró esta tarde aprobar en general y convertir en ley el proyecto de financiamiento de partidos políticos, que apunta a legalizar los aportes de empresas privadas a las campañas electorales de las agrupaciones políticas de su preferencia.

A partir de este año, las empresas podrán donar a las campañas electorales -algo que hasta ahora solo tenían permitido para actividades ordinarias de los partidos- y todos los aportes serán bancarizados. Son los dos principales ejes del proyecto de ley de financiamiento político que aprobó este miércoles la Cámara de Diputados, con 148 votos afirmativos y 69 negativos.

La iniciativa, que comenzará a regir en este turno electoral, fue respaldada por el interbloque peronista Argentina Federal y el Frente Renovador, mientras que el Frente para la Victoria-PJ se opuso fervientemente y defendió que el financiamiento sea “100% estatal”. También hubo rechazo de la izquierda, el Movimiento Evita y el espacio Red por Argentina, que lidera Felipe Solá.

Leer Más ► El encuentro de Bielsa y Perotti que sella la unidad

La flamante ley establece que los partidos políticos podrán recibir el 2% de los aportes en dinero y solo podrán efectuarse mediante transferencia o depósito bancario, y el donante deberá acreditar su identidad.

También se permitirán los aportes en especie, esto es, aquellos que consisten en la prestación de un servicio o la entrega de un bien en forma gratuita.

La iniciativa aprobada también modifica los plazos de la campaña electoral; reduce a la mitad el tiempo total de programación audiovisual con fines electorales; regula aspectos de la campaña digital y del trabajo de las encuestadoras de opinión; y define la utilidad de los fondos destinados a capacitación dentro de los partidos.