martes, junio 25, 2024
Nacionales

La Corte Suprema rechazó la aplicación del 2×1 para los casos de lesa humanidad

Con 4 votos contra 1, el máximo tribunal dio marcha atrás con el criterio que había utilizado el año pasado en el caso Muiña. El único que votó a favor del 2×1 fue el presidente del cuerpo, Carlos Rosenkrantz

 

La Corte Suprema de Justicia rechazó la aplicación del denominado 2×1 para el cómputo de la pena de Rufino Batalla, un represor condenado por delitos de lesa humanidad durante la última dictadura militar. Con esta decisión, el tribunal cambió el criterio que había adoptado el año pasado en el caso Muiña.

Fuentes judiciales explicaron a Infobae que la posición mayoritaria obtuvo los votos de Ricardo Lorenzetti, Carlos Maqueda, Horacio Rosatti y Elena Highton de Nolasco, quien se decidió a último momento.

El presidente de la Corte, Carlos Rosenkrantz, quien pidió tiempo para retocar los argumentos de su postura, fue el único que votó en contra de la aplicación de este beneficio. Rosenkrantz consideró inconstitucional la ley 27362 que sancionó el Congreso tras la polémica que había generado el año pasado el pronunciamiento del máximo tribunal sobre un caso similar.

Esa norma restringió el alance del 2×1 y precisó que “no es aplicable a conductas delictivas que encuadren en la categoría de delitos de lesa humanidad, genocidio, o crímenes de guerra“.

lesa humanidad
El fallo que benefició a Luis Muiña en 2017 obtuvo un fuerte rechazo político y social que derivó en una masiva manifestación el miércoles en Plaza de Mayo que se replicó en todo el país.

El año pasado en el caso Muiña, Lorenzetti y Maqueda se habían expresado en el mismo sentido que ahora. Rossati y Highton de Nolasco habían acompañado a Rosenkrantz a favor del 2×1. El cambio de postura se explica en la ley que votó el Congreso. En sus argumentos, los magistrados aseguraron que se subsanó un vacío legal que existía con respecto a la situación de los represores con la sanción de una ley interpretativa por parte del Congreso.

Con esta sentencia, la Corte Suprema avanza en el cronograma que se había dispuesto para fin de año con el objetivo de debatir temas sensibles que habían sido postergados en la agenda.