jueves, abril 18, 2024
Nacionales

Otro procesamiento para Cristina. Esta vez por el uso de aviones oficiales para llevar diarios al Sur

Bonadio procesó a Cristina Kirchner y Oscar Parrilli por el uso de aviones oficiales para llevar diarios. La causa investiga la utilización indebida de aeronaves pertenecientes a la flota presidencial, como el presunto envío de diarios a Santa Cruz

Cristina Fernández de Kirchner

El Juez Claudio Bonadio procesó este jueves a la ex presidenta Cristina Kirchner y al ex secretario privado de la Presidencia, Oscar Parrilli, en la causa donde se investiga el uso de aviones de la flota presidencial para el envío de diarios a Santa Cruz.

Además del procesamiento, el juez federal dispuso un embargo de 500.000 pesos a cada uno.

Parrilli es procesado como autor del delito de peculado, mientras que a la actual senadora se la considera partícipe necesaria.

De esta manera, quedan expuestos a sufrir una pena de dos a diez años de prisión, según el artículo 261 del Código Penal, que prevé penas para el “funcionario público que sustrajere caudales o efectos cuya administración, percepción o custodia le haya sido confiada por razón de su cargo”.

La causa se inició en la extracción de testimonios de al menos ocho ex pilotos y empleados a la flota presidencial que trabajaron durante la gestión kirchnerista y que declararon en la causa de los cuadernos de las coimas.

“En el marco de dicha causa refirieron que mientras que Néstor Kirchner y Cristina Fernández ejercieron la presidencia del país, se realizaban con regularidad vuelos con aviones de la flota presidencial a las ciudades de Río Gallegos y/o El Calafate, provincia de Santa Cruz, con el único fin de llevarles a los nombrados los diarios del día”, sostuvo Bonadio en su fallo de 30 páginas.

Y, agregó que “algunas personas hicieron alusión al traslado de otros elementos destinados a los hoteles que la familia presidencial tenía en la ciudad de El Calafate”.

Si bien no calculó cual habría sido el perjuicio total a las arcas del Estado que surge de la supuesta mala utilización de la flota presidencial, Bonadio estableció en su fallo los valores de referencia de la utilización de esos aviones entre el 2003 y 2015.

“Sin pretender una extrema precisión, puede establecerse que un vuelo ida y vuelta a Río Gallegos en el Tango 01 representaba en 2003 la suma de 11.082 dólares que, a valores actuales serían 476.526 pesos. En el Tango 02, 6.858 dólares en 2003, hoy en día 294.894 pesos. En el T-03, 6.900 dólares que al presente son 296.700 pesos”, calculó.