miércoles, mayo 22, 2024
Nacionales

San Miguel del Monte: detuvieron al Secretario de Seguridad Municipal

Además, ordenaron arrestar a cuatro policías.

Claudio Martínez, el secretario de Seguridad del partido bonaerense de San Miguel del Monte, fue detenido en el marco de la causa que investiga la tragedia ocurrida el pasado lunes esa ciudad de la provincia de Buenos Aires, en la que murieron un joven de 23 años y tres adolescentes de entre 13 y 14 años.

Fuentes policiales confirmaron que el funcionario quedó apresado esta tarde, acusado de “encubrimiento”, al igual que uno de los agentes, el teniente Ángel Héctor.

Leer Más ► Crimen de San Miguel del Monte: siete de ocho policías se negaron a declarar

Los tres restantes que tienen orden de captura son el subcomisario Franco Micucci, la oficial ayudante Nadia Genaro y el oficial inspector José Manuel Durán.

En la causa están detenidos otros ocho policías, siete de los cuales se negaron a declarar el sábado ante el fiscal de Cañuelas Lisandro Damonte.

La única que habló fue la oficial Melina Blanco, quien había sido arrestada por presunto encubrimiento, ya que se sospecha que viajaba en una de las patrullas que intentó interceptar el auto en el que se movilizaban los adolescentes.

Para los investigadores, la policía observó todo, aunque luego firmó un acta en el que se habrían falseado las circunstancias por las que murieron los jóvenes.

El capitán Rubén Alberto García, los oficiales Leonardo Daniel Ecilape y Manuel Monreal y el subayudante Mariano Ibáñez están acusados de “homicidio doblemente agravado por abuso de su función como miembro de fuerzas policiales y por el empleo de armas de fuego“.

Según el procurador general bonaerense, Julio Conte Grand, en la causa está acreditado que en el procedimiento participaron tres móviles en los que había en total ocho policías y que desde uno de ellos se dispararon dos armas que les había suministrado la fuerza.

Los peritajes balísticos establecieron que la pistola de la cual salió el proyectil que hirió a uno de los chicos era un arma de las secuestradas a los policías y que una de las víctimas tiene un orificio de un proyectil calibre 9 milímetros.

Además, se encontraron cuatro casquillos de bala que se corresponden con el arma de otro de los efectivos.

Los investigadores intentan aún determinar cuál fue la motivación para que los policías persiguieran a los jóvenes, aunque familiares del conductor aseguraron que era habitual que lo siguieran luego de que en una oportunidad un comisario le pidió una coima de cuatro mil pesos para no secuestrarle el auto.