domingo, junio 23, 2024
Nacionales

Tensa calma cambiaria post anuncios económicos

Las conferencias de Lacunza y Sandleris fueron al mismo eje, un nuevo nivel de tipo de cambio y la confirmación del mismo sendero económico. 

Se temía a la reacción de los mercados ante la renuncia de Nicolás Dujovne y el arribo del nuevo ministro, Hernán Lacunza, los rumores de presiones al alza en el tipo de cambio se sustentaban en la caída en las acciones de empresas argentinas en la bolsa de Wall Street ayer, cuando no hubo operaciones en el mercado local por el feriado. 

En este escenario, los discursos de Guido Sandleris y Lacunza necesariamente tenían que traer calma y definición sobre como se iba a actuar de cara a las elecciones de octubre

Fue importante que ambos tuvieran la misma línea: aceptar que la inflación se aceleró producto de la devaluación de la semana pasada y controlar el tipo de cambio, que en la semana rondó entre los $57 y los $62.

Leer Más ►Lacunza: “No hace falta un tipo de cambio más alto”

Este martes, tras una leve suba, el billete verde retrocedió y cerró al mismo valor del viernes: $57.

Intervención

Acorde a los anuncios, hoy el Banco Central salió a vender dólares desde temprano, poniendo un ancla en $55,55 en el mercado mayorista (siempre más barato que el minorista que es el que acceden los ciudadanos de a pie). En paralelo, mantuvo la tasa de interés cercana al 75% y dieron por resultado una jornada de preciada estabilidad. Esta vez lo lograron.

Vale mencionar que es el primer discurso del presidente del Central luego del resultado de las PASO y la corrida cambiaria evidenciada la semana pasada. En este sentido, no se puede evitar pensar qué hubiera pasado si esta definición de intervenir en el mercado cambiario para mantener al dólar en un nuevo equilibrio se hubiera oficializado el lunes pasado.

La mirada de nuestro principal acreedor

Un punto importante que se expuso en la conferencia del nuevo ministro de Hacienda fue cómo se iban a financiar las medidas económicas anunciadas la semana pasada. De esta forma, se desarrolló que producto de la devaluación aumenta la recaudación impositiva (por los derechos de exportación) y en este sentido, se mantiene la meta fiscal. 

Esta es una señal muy importante para los mercados y para el Fondo Monetario Internacional de cara al acuerdo firmado. Luego de las conferencias, el vocero del Fondo, Gerry Rice, aseguró que el organismo “sigue de cerca” la crisis económica y financiera del país y confirmó que “pronto” enviará una misión a Buenos Aires.