Estamos viendo la judicialización de la política y viceversa

Comentario de Martín Sperati.

Lo que dijo Alberto Fernández es repudiable, inconveniente, incómodo, irresponsable y sin criterio, pero propiciar un juicio político me parece muy oportunista, propio de una dirigencia que se rige por los valores de una tribuna.

Porque, además Alberto salió a aclarar al otro día que su gobierno deja trabajar de forma tranquila a la justicia. Lo que dijo fue propio de una persona que por momentos no se da cuenta que es presidente. Creo que pasa más por una torpeza que por un deseo.

Todos sabemos que lo que mencionó no atenta contra la democracia en Argentina. Entonces, utilizar los resortes parlamentarios para sacar a un presidente, elegido por el pueblo, pasa más por un oportunismo de para avalancha y sobrepasa cualquier nivel de sensatez.

¿Qué buscan con sacar al presidente? ¿Qué gobierne Cristina? ¿Qué se adelanten las elecciones? ¿Peligra realmente la democracia en el país? ¿Alberto es una amenaza para las instituciones en Argentina?

Si le pones una pizca de coherencia, es ridículo lo que propone Juntos por el Cambio.

Escuché por ahí una definición recontra certera: La sensación de que la política argentina es como una tanda de penales en las que todos erran. Esa frustración va de la mano con todo lo que estamos viendo.

La judicialización de la política y viceversa. Esta idea de adaptar las reglas del juego para evitar aquello que no te gusta.