Perotti anunció que la EPE va a descongelar las tarifas

El gobernador dijo que si aumenta la energía a nivel nacional eso no será absorbido por la EPE. Sin embargo, el valor de la tarifa no estará atada a la inflación.

El gobernador, Omar Perotti, anunció que la Empresa Provincial de la Energía (EPE) va a descongelar sus tarifas. Sin embargo, aclaró que no hará lo que se hizo en años anteriores donde se ató el costo de funcionamiento de la empresa a la inflación. También ratificó que habrá cambios en el gabinete.

En diálogo con Canal 3 de Rosario, Perotti expresó que su gestión tomó la decisión de acompañar el congelamiento de tarifas que hubo a nivel nacional. Y eso implicó para la Empresa Provincial de la Energía (EPE) “una inversión fuerte y lo tomamos de esa manera”.

El gobernador señaló que esa medida “ha permitido que ninguna empresa o familia se vea privada de contar con electricidad”. Sin embargo, en el corto plazo “es muy probable que Cammesa (la proveedora nacional de la energía) vaya descongelando y nosotros vayamos acompañando ese proceso”.

Leer Más: Caussi en UDP: “Creemos en una EPE en manos del Estado”

Pero el mandatario sugirió que ese ajuste se hará de forma paulatina y sin trasladar la totalidad de la inflación acumulada al usuario. “Hubo inflación pero los bolsillos de la gente (por los salarios) no acompañaron esa inflación”, declaró y se diferenció de las gestiones del Frente Progresista.

Por otro lado, Perotti reiteró que concretará modificaciones en su gabinete antes de que termine el año y dijo que lo hará para “dar respuesta a las preocupaciones y necesidades de la población”.

“Pensamos un perfil e integrantes del gabinete apuntando a otra cosa y no a una pandemia. Y nos encontramos con una pandemia”, argumentó y comparó la situación con una familia, comercios o empresa que tuvo que revisar sus planes: “Todos se encontraron con cambios y con cosas que no sirven para enfrentar la pandemia”.

En ese camino, quizás a modo de pista, habló de “gente mayor que no puede estar utilizando” por las restricciones sanitarias (población de riesgo) y que “debe ser suplantada, capacitándola o incorporando gente más joven o con teletrabajo”. “No adecuarnos a eso significaría que algo no estamos haciendo bien”, explicó.