jueves, febrero 22, 2024
Provinciales

Angelini insiste con poner inhibidores de señal en las cárceles

El diputado provincial de Cambiemos realizó una dura crítica contra el gobierno provincial por los celulares en los penales. Pidió mayor responsabilidad y compromiso con los controles carcelarios y volvió a la carga con su proyecto de 2014

Tras la incautación de más de 80 celulares dentro de los penales de Piñero y Coronda, el diputado de Cambiemos, Federico Angelini, reiteró su preocupación respecto a la “falta de controles” que existen en las cárceles de la provincia. En ese sentido, llamó al Ministerio de Seguridad de Santa Fe a incrementar las medidas de prevención en todos los establecimientos penitenciarios y recordó su proyecto para implementar inhibidores de señal de celulares.

Si en las requisas encontraron celulares en diferentes partes de los pabellones, quiere decir que los internos evadieron los controles de la cárcel. Y todos sabemos cuál es el fin de ese celular: amenazas, extorsiones, secuestros y organización de bandas criminales, entre otras modalidades delictivas que hay que frenar”, manifestó Angelini.

“Entonces, lo que estamos pidiendo es mayor responsabilidad y prevención de las autoridades provinciales en las unidades penitenciarias”, remarcó y agregó que “en esto se ponen de manifiesto también las redes de complicidad de los distintos integrantes del sistema penitenciario”.

El referente de Cambiemos en la provincia indicó que, más allá de que se limite la cantidad de alimentos que llevan los familiares de los reclusos a dos kilos, como solicitan desde el Servicio Penitenciario de Santa Fe para tener mayor control sobre esa mercadería, “la función del personal carcelario es impedir que determinados elementos que están prohibidos lleguen a manos de los internos, y eso hoy no está ocurriendo”.

Angelini sostuvo que “acá no se trata de quitar derechos”, sino de “hacer cumplir las normas de manera seria y con el compromiso de erradicar el delito y el narcotráfico desde todas sus aristas, flagelos que, para el Socialismo, parecen no ser prioritarios porque hasta ahora ni siquiera los han asumido como un problema, sino que siempre han buscado culpables ajenos”.

“Mientras no se reconozca que hay una problemática en la falta de controles en las cárceles, seguirán ocurriendo secuestros virtuales y bandas criminales lideradas por reclusos de los penales de Santa Fe”, expresó el legislador.

En 2014, Angelini propuso un proyecto para instalar en forma permanente inhibidores de señal de telefonía celular –en coordinación con el Enacom para no afectar las comunicaciones de los vecinos de zonas aledañas– en todas las unidades carcelarias dependientes del Servicio Penitenciario provincial, como se ha establecido en países como Colombia, México, Estados Unidos y España.

El proyecto establecía, asimismo, horarios especiales para que los reclusos pudieran comunicarse con sus familiares a través de un teléfono instalado en la unidad para tal fin. Las llamadas tendrían una duración de 5 minutos y se realizarían entre las 8 y las 19.

Además, los internos deberían informar sus datos personales, el número al que llamarán y el destinatario de la comunicación. Estos datos quedarían asentados en un registro que estaría a disposición del juez que los requiera en caso de denunciarse un secuestro virtual o amenaza”, había señalado el diputado cuando presentó la iniciativa.