El gas ruso vuelve a fluir hacia Europa, mientras los ataques rusos se centran en Jarkov

El flujo está lejos de la capacidad máxima del gasoducto Nord Stream 1 y las perspectivas siguen siendo inciertas, lo que no disipa los temores de que Europa enfrente escasez de gas el próximo invierno, a partir de diciembre.

Rusia lanzó más bombardeos en territorio ucraniano pero reanudó el suministro de gas hacia Europa por un ducto clave que la Unión Europea (UE) temía que no reabriera en represalia por sus sanciones a Moscú por la guerra, aunque con un flujo reducido que no disipa el miedo a una escasez de fluido en el invierno.

De todos modos, el flujo estaba lejos de la capacidad máxima del gasoducto Nord Stream 1 y las perspectivas seguían siendo inciertas, lo que no disipa los temores de que Europa enfrente escasez de gas el próximo invierno, a partir de diciembre.

En paralelo, los combates continuaban en Jarkov, segunda ciudad de Ucrania, ubicada en el noreste, donde dos personas murieron y 19 resultaron heridas en un bombardeo ruso, informó el gobernador provincial.

El operador Nord Stream AG dijo en un comunicado que el gas había empezado a fluir otra vez por la mañana, y su base de datos mostró que el combustible había comenzado a arribar a destino poco después de las 6 a.m, hora prevista para el fin del mantenimiento que había comenzado el 11 de julio.

Austria e Italia anunciaron también que volvían a recibir gas ruso. Nord Stream transporta aproximadamente un tercio de los 153.000 millones de m3 de gas que compra anualmente la UE. El gas se exporta a varios países europeos desde Alemania.

Según los primeros datos del operador alemán de esta red, Gascade, el flujo equivalía al que este gasoducto había registrado varias semanas antes de la suspensión de operaciones por mantención, alrededor de un 40% de su capacidad, informó la agencia de noticias AFP.

El director del ente que regula la energía en Alemania, la Agencia Federal de Redes, Klaus Muller, confirmó que el flujo está en torno al 40% de su capacidad.

“La incertidumbre política y la reducción de un 60% (del suministro) desde mediados de junio lamentablemente persisten”, tuiteó.

“No había ninguna razón técnica para que Nord Stream no volviera a funcionar a pleno rendimiento tras el mantenimiento”, declaró en conferencia de prensa el ministro alemán de Economía y Clima, Robert Habeck, quien acusó a Rusia de ser “poco fiable” y de “chantajear” a Europa.