domingo, abril 14, 2024
Nacionales

Siguen los cruces entre Milei y Cristina Kirchner por el aumento de sueldos: “Quiero pensar que usted lee lo que firma”

La ex vicepresidenta apuntó contra el mandatario por haber decretado un incremento para él y sus funcionarios en un 48 por ciento. “¿Y no se le ocurre mejor excusa que echarme la culpa a mí, por un decreto que firmé hace 14 años?”, cuestionó. El libertario no se quedó callado y la ex senadora volvió a responder.

La ex vicepresidenta Cristina Kirchner le respondió con dureza al presidente Javier Milei, luego de haber dado marcha atrás a un aumento de sueldos del 48% para él mismo y su gabinete que implementó durante el mes de febrero. Es que, al retractarse, el mandatario se desligó de lo ocurrido y argumentó que esa actualización se trataba una medida automática que CFK había definido en el año 2010.

Lo hacía más valiente Presidente”, cuestionó la ex jefa de Estado en un mensaje publicado en la red social X. “Resulta que se descubre que usted y sus funcionarios se aumentaron el sueldo un 48% ¿y no se le ocurre mejor excusa que echarme la culpa a mí, por un decreto que firmé hace 14 años? Mejor ni le digo a quién me hace acordar, con esto de echarle la culpa a una mujerMás casta y menos original no se consigue”.

Con cierta sorna y en una crítica por partida doble, CFK comparó -sin mencionarlo explícitamente- a Milei con Alberto Fernández cuando estalló el escándalo por la fiesta de cumpleaños que hizo Fabiola Yáñez en la Quinta de Olivos en el marco de la cuarentena por COVID-19. Tras conocerse aquel episodio, el ex presidente se disculpó e intentó excusarse por lo ocurrido. “Mi querida Fabiola convocó a un brindis que no debió haberse hecho”, dijo en ese momento.

Milei no se quedó callado y agregó: “Señora, para hablar de valentía primero tiene que nombrar a la gente que critica y después desbloquearme en Twitter. Además, podría empezar también por hacerse cargo una vez de que usted es la responsable directa de la gestión 2019-2023, es decir, del peor gobierno de la historia argentina, al haber puesto al presidente Alberto Fernández y haberlo acompañado en la vicepresidencia durante los cuatro años logrando tan mal resultado para todos los argentinos que ni siquiera pudo presentarse a la reelección.

El 29 de febrero pasado, el Gobierno decretó un aumento salarial dispuesto para todo el personal jerárquico de la administración pública nacional, entre los que se incluye el cargo de presidente, vicepresidente, ministros, secretarios y subsecretarios. La decisión tomó estado público por una denuncia de la diputada de Unión por la Patria, Victoria Tolosa Pazen medio de la polémica por las dietas de los miembros del Congreso.

De manera similar a lo que hizo el titular de la Cámara de Diputados, Martín Menem, para los incrementos de las dietas en el Congreso, Milei argumentó que el aumento fue “automático” y que lo desconocía, a pesar de que el decreto que lo autorizaba llevaba su firma, la de su jefe de Gabinete, Nicolás Posse, y de la ministra de Capital Humano, Sandra Pettovello.

Para ejemplificar la magnitud del incremento, la ex ministra de Desarrollo Social compartió una tabla con los sueldos de los principales escalafones. Allí señalaba que el Presidente de la Nación cobró $4.068.738 en enero y en febrero pasó a cobrar $6.025.801. En tanto, un subsecretario de Estado pasó de $2.981.513 a $4.418.575.

“Me acaban de informar que producto de un decreto firmado por la ex presidenta Cristina Kirchner en el año 2010, que establecía que los cargos políticos siempre debían cobrar más que los empleados de la administración pública, se otorgó un aumento automático a la planta política de este gobierno”, se justificó Milei en su cuenta de X.

“Cada día que pasa encontramos una nueva norma que favorecía a los políticos y perjudicaba a los argentinos. Con nosotros los perjudicados van a ser los políticos. Obviamente vamos a derogar ese decreto y retrotraer cualquier aumento que la planta política haya percibido”, agregó en su posteo. Y cerró: “En un momento de crisis como el actual en el que la sociedad argentina está realizando un esfuerzo heroico los políticos tienen que ser los primeros en poner el hombro. Se acabó la joda de la política”.

Se trata de la segunda controversia que estalló en la semana por los incrementos de los haberes de los funcionarios políticos, en pleno contexto de las medidas de ajuste que impulsa el Gobierno. Luego de conocerse los aumentos para los legisladores del Congreso, Martín Menem anunció que por orden de Milei enviaría un proyecto de ley para dejar sin efecto el aumento del 30% en las dietas de senadores y diputados.

Menem intentó tomar distancia de la medida que él mismo firmó. Dijo que el incremento de dietas se otorgó de manera automática debido a la resolución 0013/11 firmada por el ex-presidente del Senado Amado Boudou y el ex-presidente de la Cámara de Diputados Julián Domínguez en el año 2011. Pero la noticia generó un fuerte malestar en el Gobierno y se buscó minimizar el impacto negativo en la opinión pública.

Con esa polémica aún en caliente, y a nueve días de haber firmado su propio aumento de sueldo, las críticas ahora salpican al propio presidente Javier Milei y al pleno de la Casa Rosada.