El arquitecto

Nos sumergimos en una mirada quirúrgica al presidente del PJ santafesino, Ricardo Olivera.

Ricardo Olivera, presidente PJ santafesino.

Las personas que desempeñan la profesión de la arquitectura saben perfectamente que lo más valioso es la proyección de la obra en un todo: viabilidad, suelo, cimientos, estructura y diseño. La obra es el resultado de la planificación, la tenacidad, la templanza y el trabajo en equipo.

En la historia reciente, la arquitectura y la política se han encontrado en la provincia de Santa Fe. Prueba de ello fue la elección que ganó Omar Perotti junto con el acompañamiento de todas las partes que componen el peronismo. La persona que promovió el encuentro y le dio claridad al asunto fue Ricardo Olivera, hoy presidente del PJ santafesino.

El diputado se encargó en su momento de que todas las partes puedan encastrar. Es cierto que el paso del tiempo hizo que los vientos, el movimiento del suelo y los días de calor – político – hicieran tambalear la estructura. Pero para eso están los arquitectos, los entendidos en la materia: para estudiar, proyectar y solucionar el inconveniente.

Ese parece ser el destino de Ricardo, un hombre de consensos, de diálogo y con un capital que muy pocos tienen en política que es que lo escuchan, lo respetan y le tienen mucha estima. Esas características no se consiguen leyendo un tutorial: se construye, se cuida y se alimenta todos los días.

Ricardo Olivera junto a Leandro Busatto en Diputados.

El arquitecto, además de propiciar el trabajo en equipo, debe tener una capacidad de visión panorámica y global. Por eso es sustancioso hablar con todas las partes y Olivera lo sabe. Entiende que involucrarse con todas las vertientes es clave para lograr reencauzar el camino común. Sin embargo, por momentos se lo nota contrariado puertas adentro, porque no puede creer la gran oportunidad que el peronismo se está perdiendo.

La única posibilidad de retener la provincia es con todos y cada sector lo sabe: “A veces, Ricardo no lo puede creer“, cuentan sus más allegados en clara alusión a que todo problema tiene solución, pero “molesta” cuando la respuesta está ahí y tarda en llegar.

Además de diputado y presidente del PJ santafesino se desempeña como profesor de economía política y docente universitario. Le gusta muchísimo el rock. Oriundo de San Justo y enamorado del peronismo, hoy busca transmitir esa doctrina a la militancia. Una de sus preocupaciones es la baja capacidad en cuanto a los saberes que observa en los jóvenes.

Su trabajo legislativo es muy diverso: desde ocuparse de temas culturales, económicos, sociales y políticos, como así también el trabajo en las comisiones que integra. Además de prestar su rúbrica para acompañar proyectos de sus pares.

Ricardo Olivera es presidente provisional de la Cámara de Diputados de Santa Fe. Los cronistas parlamentarios que miran los gestos, muecas y todos los detalles dicen que Olivera genera en el recinto “sonrisas y respeto“. Algo que no es poco, en tiempos en que se necesita que la sociedad se encuentre y diagrame cosas en conjunto.