domingo, abril 21, 2024
Provinciales

Miguel Lifschitz y Patricia Bullrich se cruzaron por la detención de Druetta

Tras el arresto del ex jefe de PDI, el gobernador calificó como “llamativo” que esos operativos “se produzcan siempre previo al cierre de las campañas”. La ministra de Seguridad de Nación pidió “no ver fantasmas” en el accionar de su cartera.

La detención del ex jefe de contrainteligencia de la Policía De Investigaciones (PDI) de Santa Fe, Alejandro Druetta, generó polémica a pocos días de las elecciones provinciales. Luego de que el gobernador Miguel Lifschitz afirmara que fue un procedimiento “de campaña” por parte del gobierno nacional, Patricia Bullrich le pidió “no mirar fantasmas” en el accionar de la justicia.

Leer Más ► Detuvieron a un ex jefe de Drogas Peligrosas por liderar una banda narco

El gobernador Lifschitz consideró extraño que la detención de Druetta se dé “casualmente” durante la presencia de la ministra de Seguridad en la localidad de Funes. “Es llamativo que siempre se produzcan (las detenciones) el día previo al cierre de las campañas electorales”, aseguró en declaraciones a Canal 3.

En tanto, consideró que “es un caso viejo” ya que la investigación “viene de hace tres años” y el ex jefe de la PDI fue separado  hace un año y medio. “El juez nunca pidió su detención salvo ayer, fue una detención de campaña”, deslizó Lifschitz.

La respuesta nacional

Por su parte, luego de haber visitado la provincia y anunciar la detención de Druetta, la ministra de Seguridad Patricia Bullrich respondió los dichos del mandatario local. “No le podemos decir al juez cuándo detener a un policía, no hay que mirar fantasmas”, manifestó.

A su vez  aseguró que “aunque estemos cerca de las elecciones, es mejor tenerlo detenido y que no siga hablando con los narcos”. Reconoció que desde la mañana del miércoles sabía de la orden de detención, aunque no había seguridad de que lo encuentren durante el día.

Por último, la ministra de Seguridad de la nación, insistió: “No hay que mirar fantasmas, hay que ir al fondo, ver qué pasa con los altos jefes que generan una desazón, que deberían ser un ejemplo y terminan siendo el anti ejemplo”.