lunes, mayo 27, 2024
NacionalesUn Día Perfecto

Trasvesticidios: “Tenemos una expectativa vida de 35 años”

Hubo 30 travesticidios en lo que va de 2019. Más de 7 por mes. “Es una situación que está invisibilizada”, señaló la escritora Florencia Guimaraes.

En los primeros cinco meses de 2019, hubo 30 trasvesticidios y, durante 2018, se contabilizaron 79. Estos datos surgen de relevamientos de organizaciones de diversidad sexual, travestis y trans ante la falta cifras oficiales.

En diálogo con Un Día Perfecto, la escritora y activista travesti Florencia Guimares apuntó contra la invisibilización de la problemática por parte de los medios de comunicación hegemónicos: “La realidad es que se escucha muy poco sobre los crímenes de odio, sobre los travesticidios. Es algo que está invisibilizado. Sólo se conoce dentro de nuestra comunidad solamente. Son cuerpos que no importan. Esos cuerpos que merecen ser maltratados, ultrajados, despreciados y asesinados”

Y explicó: “Cuando hablamos de travesticidios no sólo hablamos de crímenes de odio sino también de muertes evitables. Tenemos una expectativa de 35 años de edad. Tenemos como único mecanismo de subsistencia la prostitución y no por elección sino porque es el lugar en donde se ha impuesto a nuestra identidad de género. Estamos condenadas a subsistir de la prostitución por romper con el sistema sexo-genero donde pareciera que hay dos generos: hombre-mujer. Entonces, toda aquella persona que se salga de esta norma establecida del régimen de la heterosexualidad obligatoria debe ser disciplinada. En el caso de las compañeras travestis y trans, condenándolas a la marginalidad, a la prostitución, a la violencia y acabando con nuestras vidas antes de los 35 años de edad”.

Además, pidió por la ley de cupo laboral en la provincia de Buenos Aires, la cual está sancionada pero no reglamentada: “Lleva cuatro años y sigue sin reglamentarse. Tenemos presentación de proyectos de ley a nivel nacional y que todavía no podemos lograr que el poder político reglamentar una ley muy necesaria para nuestra comunidad”

“Uno trata de convivir día a día con todo tipo de violencia. La violencia es ejercida en todos los espacios. Todos los espacios siguen siendo expulsivos para nuestras compañeras. Ya sea desde la institución educativa, los hospitales o cualquier lugar donde nos acerquemos ya se por desconocimiento u otras cuestiones. Esos mecanismos expulsivos hacen que las compañeras abandonen esos lugares”, finalizó.